Dedicamos una nota especial para esta página de Facebook. Sus publicaciones, de gran valor para la historia mendocina, resguardan imágenes y textos muy curiosos. Quisimos honrar a su creador, quien fuera entrevistado anteriormente, por sus interesantes aportes como arquitecto e investigador.

Pablo Bianchi es arquitecto por la Universidad de Mendoza y Doctorando en la misma institución. Es Profesor en la Facultad de Ingeniería UNCuyo y Becario en CONICET. Además, colabora estrechamente con el Grupo Historia y Conservación del Patrimonio.

¿Cómo surgió la idea de la página “Mendoza desconocida”?

A fines de 2020, estaba finalizando el trabajo de archivo para mi tesis doctoral, lo que me llevó a consultar múltiples repositorios y uno de los más importantes es nuestra “Biblioteca San Martín”. Allí encontré, con gran sorpresa, imágenes desconocidas (al menos para mí), de sitios, curiosidades, rincones urbanos e instituciones de Mendoza. Surgió entonces la idea de armar la página. Al principio no sabía bien cuál sería el aporte, o cómo presentar el material, para no repetir el inmenso trabajo que ya había en otros blogs o páginas sobre nuestra provincia y su historia. La descripción en Facebook reza así: “Vida Social, Relatos y Curiosidades de una provincia cuyana (siglo XX)”

¿Cuál es la originalidad de “Mendoza desconocida”?

Presentar imágenes, en el mismo contexto de su aparición, es decir, acompañadas por el texto con el que fueron editadas. El 80% de los contenidos de la página surge de fuentes históricas que fueron publicadas en algún momento (revistas, diarios, gacetillas, boletines). En otros casos, se trata de postales o imágenes aisladas, pero la idea es presentarlas tal cual se encuentran en las publicaciones. Por eso los textos aparecen entre comillas y siempre acudo a la fuente y al año de donde saqué la información, que ayuda a situarse históricamente.

¿Qué otros repositorios consultás?

Creo que luego del 2020 se acentuó un proceso que venía dándose lentamente: la digitalización de los archivos. Eso me permitió obtener material que antes hubiese demandado un viaje, o desplazarme hacia los repositorios. Tal es el caso del “Archivo General de la Nación” (AGN), que además del fondo fotográfico, cuenta con un fondo audiovisual. De ese repositorio y luego de horas y horas de búsqueda, pude obtener algunos videos de Mendoza, de las décadas del 20, 30, 40 y 50.

¿También pueden encontrarse videos?

Así es, la página no muestra sólo imágenes, sino también contenido audiovisual. Al igual que el AGN, existen otros archivos alrededor del mundo que tienen parte de sus fondos digitalizados. Son sitios de Estados Unidos o Costa Rica, en los que tal vez uno nunca esperaría encontrar algo sobre Mendoza y sin embargo hay material. En el caso de algunos archivos de Chile y España, por la cercanía geográfica o la vinculación cultural entre las naciones, también fue posible encontrar imágenes, postales o noticias curiosas.

¿Cuál es el objetivo de la página?

Mostrar el material vinculado a la vida cotidiana de Mendoza, por ejemplo, los sitios que eran considerados históricos o emblemáticos en la década del 20. O las grandes tiendas de la ciudad, de las que mis abuelos me hablaban mucho. O sobre instituciones, lugares o personajes destacados; que nacieron y crecieron aquí, o bien que tuvieron estrecha relación con la provincia y su progreso. Es así que aparecen algunas fotografías sobre las sedes de las colectividades de inmigrantes de principios de siglo, o de la antigua Quinta Agronómica, el sanatorio García-Landi, por ejemplo.

En la sección de personajes de “Mendoza Desconocida” me permití incluir la biografía de Rodolfo Galé, hermano de mi abuela y un importante cantor de tangos de las décadas del 40 y 50; o la de Rosario Schiffner que, sin ser mendocina, tuvo una destacada participación al frente de la Sociedad Inmobiliaria Schaffhausen, que gerenció el antiguo Plaza Hotel, a partir de 1930.

¿Cómo es el proceso de selección de los contenidos?

En realidad, es más bien espontáneo. Luego de haber hecho (y continuar haciendo) investigación en los archivos, trato de buscar textos e imágenes novedosas, que no hayan tenido mucha circulación. Después agrupo las publicaciones por temáticas, por ejemplo, la de los negocios de la ciudad, la de los bancos, la de las familias aristocráticas de Mendoza, la Vendimia, construcciones relevantes de la ciudad o del resto de los departamentos de Mendoza, personajes y curiosidades, entre otras. Y siempre vuelvo a esa “clasificación”.

¿A qué se debe la rápida adhesión que logró la página?

Creo que es, como dije anteriormente, por la forma de mostrar las imágenes. Lo que más llama la atención es el hecho de acompañarlas con sus textos originales, el poder revisitar esa forma de contar las cosas, de narrar una crónica sobre un acontecimiento o sobre un personaje.

Por ejemplo, la crónica del día de la “Inauguración del Monumento en el Cerro de la Gloria”, o la nota sobre Bernardo Razquin, tuvieron una gran repercusión. Y entonces surge algo maravilloso como es la interacción entre los lectores y la página. Me envían preguntas sobre hechos o personajes “desconocidos”, algún acontecimiento sobre el que escucharon y quisieran profundizar más. También se da la intercomunicación entre los lectores, que creo lo más rico que tiene la página. Las imágenes y los relatos activan su memoria, evocan el pasado e incluso los conectan con su propia historia, con la persona (generalmente algún familiar) que les contó por primera vez sobre ese hecho o lugar. Y los que leen la página comentan y expresan eso mismo, lo que habilita una interrelación muy interesante, incluso las ganas de colaborar con algún dato o fotografía histórica.

¿Cuáles son las perspectivas a futuro?

La intención es extenderme a otras redes sociales y poder implementar una sección que se llame “De Nuestros Lectores” o algo similar, con las anécdotas o los datos que aporta el público. Creo que la historia la construimos entre todos, y esa forma de participación enriquecería aún más los contenidos que se muestran.