El asesor de la Subsecretaría de Energía y Minería, Emilio Guiñazú, detalló los pormenores de Cerro Amarillo, el proyecto de pórfidos de cobre que espera ratificación legislativa de su declaración de impacto ambiental para iniciar tareas explorativas.

«Se trata de un proyecto absolutamente compatible con las restricciones legales que tenemos en la provincia de Mendoza. La exploración está destinada a determinar el volumen y la calidad del mineral que se encuentra. Con estos resultados se corre a un proceso de pre factibilidad, en el cual se puede determinar el tamaño de la mina y con este dato, el volumen de la inversión. Por los análisis hechos y por sus antecedentes geológicos se trata de un proyecto que es compatible con la Ley 7722 o sea, que no usa ni usará ninguna de las sustancias prohibidas para su explotación» explicó Guiñazú.

«La explotación eventual de este proyecto se realizaría mediante flotación, proceso en el que no se utiliza ni ácido sulfúrico ni cianuro, por lo cual es una buena oportunidad para avanzar en trabajos mineros dentro del marco legal», resaltó.